Historia de la abeja Maya

Los mayas: importantes productores de miel.

Mitos, leyendas y hechos históricos confirman que la miel y la abeja maya xunan kab (Melipona beecheii) ocupaban un lugar muy importante en la vida ceremonial, la religión, la cosmología y la medicina de la cultura maya en la Península de Yucatán.

Dos de los dioses mayas, Nohyumcab y Ah Muzencab tienen forma de grandes abejas que rigen sobre todas las demás abejas. Ah Muzencab es asimismo quien carga el cielo, y su nombre significa “el que protege o cuida la miel”. En las ciudades mayas de Cobá, Sayil, Chichén Itzá y Tulum pueden encontrarse también las representaciones del dios Ah Muzencab.

 

En los tiempos de la conquista española, los mayas eran los mayores productores de miel de la Península de Yucatán y Centroamérica. La miel era el edulcorante principal para esta cultura, antes de que se tuviera el cultivo de la caña de azúcar.

 

Los mayas cortaban los troncos en donde existían colonias, los transportaban al traspatio de sus viviendas y cuidaban las abejas hasta el momento de cosechar la miel. Los meliponicultores se percataron de la necesidad que tenían de proteger las colonias de los elementos climatológicos tales como la precipitación, la temperatura, el viento, así como la sequía y los huracanes; por ello se vieron obligados a colocar sus colonias dentro de palapas denominadas meliponarios.

Actualmente se sigue practicando la cría de la abeja xunan kab en la península de Yucatán, pero su distribución geográfica es mucho más amplia, por la costa del pacífico, desde Chiapas hasta  Sinaloa  y por la costa del Atlántico, desde la Península de Yucatán hasta Tamaulipas. Se conocen registros aislados en la cuenca del río balsas, entre Guerreo y Michoacán.388498_319437454757507_1526290363_n558996_466511993422021_1690841037_n