Nuestros deseos para 2018

Sede de la Fundación Melipona Maya

Tulum, Q. Roo, México

Como de costumbre cuando un ciclo se termina aprovechamos para contemplar el pasado y mirar de frente al futuro.

2017 fue para la Fundación Melipona Maya un año de logros y también de dificultades.

La vida de una Organización de la Sociedad Civil tiene sus retos: Una lógica administrativa pesada, reglas de operaciones distorsionadas de la realidad, despacho de rectoría poco cooperativo, tardanza en los pagos de los convenios, etc…

Pero también tiene sus recompensas. Aprovecho la ocasión para reconocer y agradecer al equipo de profesionales quienes día a día se superan. ¡Gracias Eduardo, Evert, Omar, Carlos, Patricio, Lorenzo por seguir aportando tanto! Dar las gracias también por el honor de trabajar con personas de gran valor como la maestra investigadora Aurora Xolalpa y su equipo Abejas de la UIMQROO, la doctora Martha Vásquez, el Ingeniero Arturo Bolaños y el equipo de voluntarios, Nathy, Kiawi, Baudouin, Danielle, Charles, Genoveva, …

En 2017 firmamos nuevos convenios con la Secretaria de Desarrollo Rural Agropecuario y Pesca del Gobierno de Quintana Roo y agradecemos la confianza otorgada por su secretario Pedro Pérez; con el Instituto Tecnológico de Felipe Carrillo Puerto; con la empresa Guerlain México y con los aliados de siempre del despacho Ekodev de Francia y la Cooperación Alemana GIZ.

Terminamos este año con una red de más de 150 productores y 1700 colmenas en la zona Maya de Quintana Roo, 30 líderes en meliponicultura en formación, 15 gallineros en producción, viveros de plantas nativas y nectaríferas y una enorme satisfacción de contribuir a una valorización del patrimonio y de la cultura maya de la región.

En 2018 veremos la terminación de la formación de líderes/capacitadores con la realización en mayo de un Coloquio Peninsular y el primer Encuentro Internacional de Meliponicultores.

Nos gustaría seguir trabajando con la Fundación WK. Kellogs. Quizás sobre el uso de la miel y de las abejas en salud comunitaria, “la colmena botiquín” y en el desarrollo cognitivo y emocional de los niños…

Si el Gobierno del Estado sigue cumpliendo sus compromisos, trabajaremos en la construcción de Centros de Acopio, la reproducción de colmenas, la creación de más cooperativas y de la unión de productores indígenas de melipona, en capacitaciones especializadas, en planes de negocios y de comercialización.

Queremos aumentar también la producción de huevos de patio para apoyar a la economía familiar y seguir con el rescate de las semillas y plantas nativas desarrollando nuevas alianzas.

¡2018 será un año clave en el renacimiento perenne de la meliponicultura y de la cultura maya y con los esfuerzos de todos, trabajando como las abejas, podemos construir un mundo mejor!

¡Yum Bootik!

¡Feliz año nuevo!

Stephane Palmieri